Lo que de verdad importa

appleCuando empecé a ordenar las ideas sobre el post que deseaba escribir relatando mi experiencia personal con el One Plus 2, descubrí que lo que deseaba contar sobre él iba íntimamente ligado a una redefinición de cuales eran mis necesidades reales con un teléfono móvil.

Primero y antes de elaborar una entrada con mis impresiones del One Plus 2, creí conveniente plasmar que me motivo migrar de un iPhone 6 plus al dispositivo oriental.
Aquí es donde entra en juego el planteamiento que hice sobre aquello que de verdad uso en un móvil y si de verdad compensaba invertir mi capital en un iPhone,  como venía haciendo desde hace ya tres años o por el contrario debía buscar alternativas más acordes a mis necesidades reales.

Siempre he esgrimido como argumento a la hora de defender la compra de un iPhone que su cámara es la mejor, esto que a mi juicio sigue siendo cierto, aunque las distancias se han ido reduciendo respecto de la competencia.  Pero esto se desmoronó cuando al pararme un día cualquiera a recopilar fotos para sacar impresas en papel, observé que muchas de las que seleccionaba fueron tomadas o con cámaras compactas que poco tienen de premium o bien con móviles que han ido y viniendo mientras mantenía en su pedestal al iPhone. No había apenas fotos nocturnas, ni a contra luz, ni siquiera fotos de paisajes que busquen conmover el alma de quien las observa. Las fotos que seleccionaba eran aquellas que habían capturado aquel momento especial que deseaba exportar del mundo digital al 1.0, instantáneas de mi familia donde prima por encima de aspectos técnicos el recuerdo que me evocaba esa imagen.

Aquí descubres que esas reviews donde se pone a prueba la cámara en situaciones francamente adversas están bien, pero no reflejan el uso real que yo haré de la cámara de ningún móvil. No soy fotógrafo profesional,  soy un padre que busca realizar las mejores fotos a mis hijos, simple y llanamente.
Otro de esos aspectos que he usado en favor de ios, era la excelsa calidad de esas apps exclusivas de ese sistema operativo y que no puedes encontrar nada más que si tienes un iPhone. A poco que pensemos con la mente clara podemos (o pude ver) que ni Omnifocus, ni Fantastical, Tweetbot, Infuse o cualquier otra app que son estandarte en el Apple Store son las más apropiadas para mi.

android

No tengo una empresa a mi cargo, ni tengo que organizar mi día a día organizándolo con proyectos, etiquetas y prioridad de acciones, no soy un TwittStar que tenga que tener la mejor app para Twitter con las mejores notificaciones, ni apps de reproducción de vídeo con soporte para las últimas tecnologías de imagen y sonido o incluso con la posibilidad de incluir subtitulos.

Todo esto y muchos más ejemplos que no incluyo por no alargar (aún más) este post, exceden con mucho lo que de verdad necesito.
En este punto y con los dos principales argumentos desmontados, entra en juego el precio. Hemos llegado a un punto donde un iPhone más una funda roza en algunos casos y el otros sobrepasa las tres cifras. Demasiado dinero, teniendo cada vez más claro que hay alternativas más económicas que me valdrían perfectamente.

A todo esto sumemos que de un tiempo a esta parte, parece que alrededor de Apple se ha generado una mística un tanto idealizada y la afición por la marca y sus productos se está tornando en un culto que justifica pagar lo que sea, siempre que se pueda comprar en una Apple Store. Esto por supuesto es una apreciación personal, pero es suficiente para que quiera abandonar el cobijo de Apple y redescubrir por mi mismo que es lo que de verdad importa en un teléfono móvil.

SantyOky

SantyOky

Madrileño de treinta y pico años y pAppa de dos pequeños campeones. Cacharrero incansable, adicto a las nuevas tecnologías. Me puedes encontrar en twitter como @SantyOky.

También te podría gustar...

Deja un comentario