Sobreviviendo 1 semana con un iPhone 4

Captura de pantalla 2015-09-16 a las 12.01.42

Me apetecía realizar un experimento. Algo que me hiciera sentir lo que es convivir en mi día a día con un smartphone de hace 5 años. Vaya por delante que conozco gente personalmente que tienen este teléfono y aún ni se han muerto ni han entrado en una espiral de paranoia consumista por necesitar “el último modelo” para lo que ellos necesitan.

¿Necesitamos un teléfono de 700 euros para hacer lo que hacemos? Vamos a ver que es capaz de ofrecernos un iPhone 4 hoy en día.

Por supuesto que no voy a entrar en el ridículo debate sobre si necesitamos un ordenador en el bolsillo, un coche de 40.000 euros o una camisa de 120. El tema de la telefonía se ha convertido en un juego al que a muchos nos encanta jugar y probar. Pero si somos realistas no necesitamos ni la mitad de funciones y características que nos ofrecen los llamados ´tope de gama´para sobrevivir en nuestra isla tecnológica.

Me gusta un buen teléfono. Con una buena cámara y espectacular pantalla. Que todo vaya muy rapidito y que no me pierda nada de nada en mis redes sociales. No nos damos cuenta de lo que tenemos entre manos hasta que comparamos con algo viejo, algo lento, muy pequeño y pasado de moda. Como esos vaqueros láser y jersey de rombos que todos hemos llevado con aires de JODER COMO MOLO. Que mala memoria tenemos cuando no somos objetivos, mis amigos los modernos.

Mi queria tia Mari encontró un iPhone 4 en un cajón y lo primero que pensó fué este pa mi Charly que es mu friki. Ilusionado con semejante hallazgo lo cogí y como alma que persigue el diablo me dispuse a cambiar la tarjetita sim de mi LG G3 para probarlo y recordar viejos tiempos con nostalgia. ¿Y si lo uso durante 1 semana como teléfono principal y revivo viejas sensaciones?

No duré tanto ya que al quinto día la obsolescencia programada de la que tantos reniegan hizo mella en mi. Pero si de algo me sirvió este experimento fué para comprobar que hice lo mismo que hago ahora pero mas despacito y dando algún que otro rodeo.

Lo primero que noté fué su tamaño. Cómodo y compacto. Con una pantalla pequeña pero que en pocos minutos me hice a ella a la hora de adaptar mi visión a esa tipografía minúscula. Lo metí en el bolsillo y tras palpar varias veces el pantalón, al no notar que había nada dentro, sentí que lo iba a pasar muy bien transportando semejante telefonito.

Empecé a instalar mis aplicaciones habituales de uso diario y me di cuenta que para “sobrevivir” en este experimento me sobró espacio en mi escritorio. ¿Cuántas aplicaciones necesitamos para hacer lo que hacemos? El problema vino cuando empecé a usarlas. Todo era lento. Se movía con un freno de mano gracias a un sistema operativo que según iba creciendo y avanzando mataba la experiencia de uso. ¿Casualidad? No creo.

Claro que tenemos que avanzar en características y funciones. Claro que lo que se queda viejo se queda obsoleto. Pero si tienes un poquito de paciencia y no tienes mucha prisa por ver esa foto en Instagram del gato durmiendo en el sofá, verás que disfrutarás de semejante espectáculo visual antes y ahora (acaba de morir un gatito en Helsinki).

IMG_0302

Que duda cabe que a la hora de disfrutar de contenido puramente visual es tamaño de la pantalla es primordial en detrimento del tamaño del resto del terminal. Puedes hacer todo lo que haces en un teléfono de mayor pantalla, pero cuando ya llevas un buen rato usándolo notas que el uso que se le da hoy en día a nuestro teléfono necesita de mayor superficie de visionado.

Visitar una página web o repasar las fotos de tu carrete no tienen la misma experiencia en distintos tamaños de pantalla . Pierdes detalles que te hacen distraerte de lo que realmente importa que no es ni más ni menos que el simple hecho de leer.

Podría asegurar que es lo que peor he llevado. Pero algo que quería destacar es que la calidad que aún se disfruta a la hora de usarlo bajo el sol. Sigue teniendo un brillo que ya les gustaría a terminales de hoy en día poder ofrecer.

20150916_113836

 A Steve Jobs le apasionaba la música e innumerables veces lo demostró con sus mimos hacia el apartado sonoro de todos sus dispositivos. El iPhone 4 tiene a día de hoy un magnífico procesado de audio tanto en calidad como en volumen del mismo. Puedo contrastar que tiene un volumen de salida por el puerto de jack de 3,5mm muy superior a mi LG G3. Si señores, un móvil de hace 5 años se mea en algo a un terminal actual.

No me voy a extender mucho más en relataros esta pequeña aventurilla geek. Tampoco hay mucho más donde rascar ya que hay demasiadas obviedades que intuiréis y no os quiero leer el pensamiento, que todos ya pintamos bastantes gadgets en nuestra memoria.

¿Podemos hacer lo que hacemos cada día con un teléfono de hace 5 años? SI

¿Podemos leer, hablar y escribir en un teléfono d hace 5 años? SI

¿Queremos hacer todo esto con un móvil de hace 5 años?………..

Charblue

Charblue

Tecnofilo de nacimiento, podcaster de casualidad y bloguero porque si.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Matias Medina (@codigosimei) dice:

    Muy buen post @charblue, tengo por casa un iPhone 4 y es lo que comentas, recién restaurado va bien, pero con cuatro aplicaciones se pone inusable, y no es culpa del dispositivo, sino de iOS, recuerdo que con iOS 6 iba muy bien, fue actualizarlo a iOS 7 y pasar a ser un trasto inútil.
    La obsolescencia programada existe, lo se, pero creo que podrían dejar morir un modelo en una versión de iOS en la que el cacharro funciones bien. Hoy salió iOS 9, estoy seguro que los que suban sus iPhone 4S se arrepentirán muy pronto de haberlo hecho.
    El iPhone 5 de mi mujer, seguirá en iOS 8 hasta que vea que a otros, les va bien, que no hace cosas raras y que no ¨se pone lento¨, por el contrario, no se actualizara.
    Un saludo!

    • Charblue Charblue dice:

      Gracias amigo!!!! La verdad es que me ha gustado el experimento pero al ser”usuario avanzado” o eso creo yo, he notado carencias que me hacían no disfrutar de la experiencia iPhone.

  2. Fíjate lo que a mi más me choca de todo. En la foto en la que están ambos móviles con la app de Twitter abierta, uno con 5.5″ y otro con 3.5″, muestran LO MISMO. Está es de las cosas que POR DIOS Android tiene que cambiar ya. ¿Cómo carajo puede mostrarse el mismo contenido en una pantalla 2 pulgadas más grande que otra?
    Escrito desde un Android con una UI desaprovechada DE COJONES.

    • Charblue Charblue dice:

      Tu lo has dicho. ¿Para que tanta pantalla si ves lo mismo en las dos? En contenido multimedia la aprovechas pero en el resto es prácticamente lo mismo.

Deja un comentario