Cap. 37 La tecnología al servicio del automovil con @luismzcn

volvo 3

Lo que nos gusta grabar y lo complicado que nos resulta reunirnos, pero ya estamos de vuelta y esta vez con un tema que seguro muchos viviréis en vuestro día a día, la tecnología al servicio del automóvil. Un tema que tratamos tocando varios aspecto relacionados con el mundo del motor de la mano de Luis Mazarrazin, licenciado en economía, consultor de telecomunicaciones en Vodafone e integrante del equipo AutofM, un programa dedicado al motor que se emite en Cope Madrid Sur en el que nuestro invitado es el encargado de realizar la pruebas a los vehículos mas recientes del mercado ademas de realizar los reportajes fotográficos y encargarse de las redes sociales del programa.

Esperamos que os guste este capitulo y que lo disfruteis como nosotros lo hicimos al grabarlo.

Metodos de contacto de Luis:

TWITTER @luismzcn

FACEBOOK Luis Mzcn

INSTAGRAM Luismzcn

PORTFOLIO GRAFICO www.mcmacin.com

Captura de pantalla 2015-07-03 a las 13.12.03

Aquí os dejamos algunos datos que nos cedio Luis que seguro os van a gustar.

GOOGLE CAR

BMW SERIE 7 – TOUCH COMMAND

MOTORES HIBRIDOS EN LE MANS

FAROS MATRIX LED

PROYECTO HIRIKO

Nuevas tecnologías de consumo de combustible en los automóviles.

Actualmente, para que a un vehículo se le considere como ecológico debe cumplir tres requisitos:

• Estar fabricado en una factoría certificada ISO 14001, emitido por un organismo de certificación independiente (Organización Internacional de la Normalización) lo que lleva a constatar el progreso llevado en la construcción del vehículo para conseguir disminuir el impacto medioambiental.

• Que las emisiones de CO2 sean inferiores a 140 gr/km o que funcione con bio-combustibles. • Que, al menos, un 5% de las materias plásticas de un vehículo provengan del reciclaje y que en su construcción un 95% de la masa del vehículo pueda ser reutilizable para la fabricación de otros vehículos según los objetivos fijados por la directiva de la Comunidad Europea no 2000/53, de 18/09/2002, relativa a los vehículos fuera de uso. En España, de acuerdo con el Real Decreto 1383/2002, el usuario, si se decide a deshacerse de su vehículo tiene la responsabilidad entregarlo a un centro autorizado de tratamiento (CAT) o en una instalación de recepción.

Para alcanzar estos requisitos, se están desarrollando diversas tecnologías y carburantes.

Tecnología Downsizing

El objetivo es reducir la cilindrada (en litros) de un coche y optimizar su potencia (en caballos), consiguiendo que su consumo sea menor y por lo tanto emita menos contaminantes. Actualmente, coches como el Reanult Megane 1.5. dCi 105 CV consume 4.5 litros a los 100 kilómetros, lo que equivale a una emisión de CO2 de 120 gr/Km. En el consumo de carburante por un coche y, por lo tanto, el nivel de emisiones de CO2 a la atmósfera también interviene el modo de conducción del usuario, su mantenimiento mecánico, etc.

Biocombustibles

En el caso del uso de los bio-combustibles (de origen vegetal) tenemos el bioetanol y el bio- diesel, como principales alternativas a los combustibles de origen fósil. Los carburantes derivados del petróleo emiten una cantidad menor de CO2 a la atmósfera que los carburantes desarrollados a partir de vegetales (hasta un 6% menos). Sin embargo, en la emisión total de CO2 a la atmósfera de un vehículo (que incluye las fases de obtención-extracción y refino-, transporte del petróleo y la propia utilización del vehículo), ganan los bio-combustibles de origen vegetal, ya que, según el principio “del pozo a la rueda”, a la emisión de CO2 de los vehículos con bio-combustible a partir de vegetales, hay que restarles la absorción del dióxido de carbono de estos mismos vegetales en el proceso de fotosíntesis. Aunque claro está que los vegetales utilizados como combustible, durante su crecimiento, no logran absorber la misma cantidad de CO2 que emiten cuando son carburados por un vehículo, por lo que aquí, todavía tendríamos una fuente de contaminación considerable.

Pila de combustible de hidrógeno

La característica principal de una pila de combustible es que, a diferencia de una batería, no se agota ni es necesario recargarla. La pila de combustible, en una combustión fría, convierte la energía química en energía eléctrica útil. Las pilas están compuestas de dos electrodos separados por un electrolito generando electricidad siempre que se les provea de un combustible y oxigeno. Pueden utilizar cualquier combustible (los menos dañinos son el etanol y el metanol) para obtener hidrógeno puro-que no existe en forma pura en la naturaleza-, aunque esta obtención implica continuar emitiendo CO2 y consecuentemente contaminación. La opción más idónea para la producción de hidrógeno y no contaminar, dentro de un vehículo o de forma externa, sería conseguir el hidrógeno a partir del empleo de energías renovables sin carbono, es decir, descomponer el hidrógeno utilizando en este proceso energías como la fotovoltaica, eólica, hidráulica o geotérmica. En tanto no sea así, la producción de hidrógeno a partir de combustibles fósiles (95% de la producción al día de hoy) continuaría emitiendo a la atmósfera gases de efecto invernadero como el CO2 y el monóxido de carbono.

Actualmente Renault trabaja para desarrollar la Pila de Combustible, que podría crear un vehículo que no excediera en sus emisiones de CO2 los 100 gramos por kilómetro. Sus últimos esfuerzos consisten en conseguir un “sistema de reformado embarcado”, que multicarbura gasolina, gasoil, etanol, etc. Aunque hay dificultades para la lograr que la Pila de Combustible alcance la temperatura necesaria para trabajar de forma óptima. A finales del 2004 se lanzó el proyecto “Respire” (Reducción de emisiones con un sistema de pila y un reformador) en cooperación con otras empresas y organismos públicos.
Como podemos comprobar esta nueva tecnología, actualmente, no deja de contaminar por lo que no podríamos calificarla de ecológica.
Motores eléctricos híbridos
Al día de hoy se han desarrollado motores eléctricos híbridos como el Opel Flextreme con propulsión E-Flex. Estos coches son capaces de circular hasta 55 kilómetros con energía eléctrica acumulada en una batería de litio que puede ser recargada desde un simple enchufe. Además, para aumentar su autonomía, poseen un pequeño motor turbodiesel que recarga la batería consiguiendo una autonomía de 715 kilómetros. La propulsión del vehículo generada por la electricidad no produce emisiones de gases contaminantes, aunque, en este caso, para poder conseguir una autonomía razonable, necesita del motor turbodiesel que sí contamina. Según la compañía, este coche produciría una contaminación por debajo de los 40 gramos de CO2 por kilómetro, muy por debajo de otros coches llamados ecológicos. Además estatecnología permite insertar en el chasis del coche otros sistemas de propulsión como la pila de combustible, motores diesel o motores movidos por bioetanol.

También, Toyota, y su modelo Prius, han desarrollado un motor híbrido que utiliza unas baterías y, en este caso, gasolina para recargar estas baterías durante la marcha. En algunos modelos también se aprovecha la energía cinética del frenado para convertirla en eléctrica. Como hemos explicado, todos estos nuevos sistemas de propulsión aun tienen una significativa emisión de gases efecto invernadero, por lo que, aun contaminando menos, no podríamos llamarlos ecológicos, si entendemos “coches ecológicos”, como vehículos que no emiten ningún gas contaminante a la atmósfera. En consecuencia no es razonable utilizar expresiones como “amigo del medio ambiente”, “verde”, “limpio”, “coche ecológico”, “natural” o descripciones similares usadas en la publicidad de coches.

También te podría gustar...

Deja un comentario